Sus obras, mi pensamiento…

Creo que aquellas sensaciones interiores que cada uno de nosotros prueba sencillamente viviendo, tienen sólo uno modo para ser comunicadas al exterior: por una forma de arte. Es bonito sentir a cuanto un autor, un pintor, un escultor pone de suyo en la creación de cada su obra. Si observamos bien encontramos sufrimiento, colores, rabia, felicidad, estupor o sencillamente pasión. Nos enteramos de ello porque aquella obra sabe hablarnos con la misma intensidad con el que ha sido creada. Éste es lo que percibo observando los cuadros de Alessia Pignatelli. Aquellas largas y armónicas estelas de colores vibran del sonido del pincel mientras la materia se modela creando relieves y olas de fantasías siempre vivas. Aunque el estilo natural de su pintura sea el astrattismo, el observador es proyectado constantemente en un remolino de vida extrema, de colores y positividad, de sensaciones que se dejan disfrutar blandas como si fueran chorros de vida. Cada obra tiene una vida a si, nunca banal y nunca deducida. La cadencia de los rasgos es lineal y pura, todas las proporciones sabiamente distribuidas y la armonía de los matices devuelve el resultado agradable hasta en los mínimos detalles. No cuenta dar una forma a las emociones, cuenta saberlas transmitir.

Alessio Masciulli (escritor)

Comments are closed